Clima

La zona geográfica en la que se produce el ‘Tomate La Cañada’ está englobada en la zona clasificada climatológicamente como árida y subdesértica, es decir, de hecho, se trata de la zona más árida de Europa y se distingue por unas lluvias escasas y la ausencia de heladas, hasta el punto de que puede hablarse de un ‘desierto árido’

Las precipitaciones apenas alcanzan una media anual comprendida de entre 200 y 400 mm, con una temperatura media anual elevada entre 16.8 y 18.3 ºC y por un gran poder evaporante de la atmosfera, es decir, que el paso del estado líquido o sólido al gaseoso se realiza con absorción de calor, lo que origina que el estado de agitación de las moléculas aumente y rompan los enlaces que hay entre ellas, pasando a un estado de mayor agitación. Este paso se realiza con un enfriamiento del agua en estado líquido o sólido al ceder energía calorífica a algunas de sus moléculas para que adquieran un estado de activación mayor.

Las precipitaciones se caracterizan por ser torrenciales e irregulares, tanto en parámetros mensuales como anuales. Las condiciones naturales unidas a las características hidrogeológicas de la zona, explican la ausencia de aguas superficiales, por lo que se hace necesario recurrir inexorablemente a la explotación de los recursos hidráulicos subterráneos. Al referirnos a esas aguas superficiales hablamos de las aguas abiertas a la atmósfera y sujetas a escorrentía que siguen el camino que le ofrece menor resistencia.

Esta elevada temperatura media anual, unida a la baja precipitación media anual, aseguran un fuerte proceso de evapotranspiración, pérdida de humedad de la superficie por evaporación directa junto con la pérdida de agua por transpiración de la vegetación y un escaso drenaje, lo que permite que las sales solubles permanezcan en el suelo y eleven su conductividad eléctrica.

Parte de las características climáticas de la zona delimitada son el resultado de la circulación general atmosférica que determina el clima peninsular, pero, al mismo tiempo, es también determinante la posición relativa que la zona ocupa dentro del solar hispánico, en el ángulo sudoriental, por lo tanto en la posición más alejada posible del camino que recorren las masas de aire que contribuyen a la formación del clima peninsular, y junto a ello, fuertemente influenciado por el gran desierto africano.

A todo esto se unen las condiciones locales, encontrándose la zona amurallada al Norte por importantes masas montañosas como Sierra Nevada y Sierra de Los Filabres y algo más al sur por Sierra Alhamilla y Sierra Cabrera, así como por la Sierra de Gador al Oeste, que aíslan la zona de las influencias septentrionales y de los vientos del Oeste y del Norte, a lo que se une la posición de la zona junto al Mar Mediterráneo por el Sur y el Este.

Esta situación a sotavento de las masas de aire septentrionales, unido a su latitud y a la influencia del mar Mediterráneo, otorgan a la comarca unas condiciones térmicas excepcionales. La humedad relativa media anual es del 73%, cifra que es debida a una gran regularidad de esta humedad a lo largo del año, no conduciendo esta humedad relativa siempre a la condensación, de tal modo que la zona se caracteriza por su escasez en días de niebla.

clima IGP
Logo IGP tomate la cañada

El Sol, alimento de la tierra; un clima excepcional durante todo el año y el Mar Mediterráneo que se mueve en un espacio único, el Parque Natural Cabo de Gata - Níjar, son los elementos naturales que inundan de vida esta tierra. Las especiales condiciones de los campos de La Cañada convierten a esta zona en el centro productor de un tomate con cualidades extraordinarias reconocido por los mercados más exigentes.